Padres desocupados, alumnos vulnerables: propuestas creativas!

"En momentos de crisis, los Colegios Privados se enfrentan al desafío de abrir una puerta a nuevas alternativas para cobijar a las familias".




La realidad educativa argentina de hace unas cuantas décadas ha llevado a que un alto porcentaje de familias con hijos en edad escolar, recurran mayormente a Colegios privados. Sin embargo, la crisis que permanentemente aqueja a nuestro país, muestra que la estadística de familias en condiciones favorables para sostener el gasto que ello representa, decrece día a día.


Me ha tocado personalmente asesorar a algunos Colegios Privados que en los últimos años han tenido que contemplar la situación de muchos más alumnos de los imaginables, cuyos padres responsables del pago de la cuota escolar de sus hijos, han sido despedidos de sus puestos de trabajo.


Definitivamente, si bien la cuota escolar que perciben los Colegios Privados es el principal (en su mayoría “único”) respaldo económico destinado a sostener la institución, el asesoramiento en determinados casos puntuales, como el señalado, ha sido fundamental.


Ello así, porque más allá de la buena voluntad y de los principios éticos de cada Institución para con las familias que componen el alumnado, éstas deben asesorarse para conocer los supuestos que la Ley enfatiza como expresas prohibiciones de privar a un alumno a la asistencia regular a clases.


Y es que uno de esos supuestos legales, es precisamente el despido del padre, madre o responsable del pago de la cuota, cuando éste estuviera en juicio o proceso de mediación para obtener la indemnización correspondiente y siguiera desempleado.


Desde ya, la ley también prevé alternativas menos empáticas (tales como la derivación a Instituciones estatales) pero claramente al alcance de los Colegios que no se encuentran en posibilidad de sostener su estructura sin los ingresos derivados de cuotas escolares.


En las experiencias que a mí me tocó presenciar, la mayoría de las Instituciones comprendió que el pago en dinero de las cuotas escolares podía ser reemplazado durante algún período con tiempo y dedicación de esos padres desocupados, brindando sus oficios a la Institución, en retribución por la comprensión de la problemática que estaban atravesando. He visto, entonces, padres plomeros, pintores, cocineros, contadores dedicarse al Colegio de sus hijos como si se tratara de su propio hogar.


Definitivamente es en momentos de crisis en los que la empatía, la creatividad, los valores y desde ya el cumplimiento de la Ley en debida forma debe aflorar de la mano de quienes, de una manera u otra, colaboramos con el asesoramiento en la educación.

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo