LOS HIJOS EN LA EMPRESA FAMILIAR

Mi hijo “no llega a fin de mes”


Una de las problemáticas habituales en las Empresas Familiares, son las distorsiones que se generan en los padres, en tanto empleadores de sus hijos, toda vez que confunden su rol de padres con los derechos y obligaciones que tienen como empleadores a cargo de una empresa.


De allí la importancia de profesionalizar la Empresa Familiar, para lograr clarificar y diferenciar ámbitos de actuación, en los cuales el padre jamás deja de ser padre en la vida de sus hijos pero si ellos participan en la Empresa Familiar están también obligados a remunerar a sus hijos por su idoneidad en el cargo que ocupan y no por el “cargo de hijos”.


Más aun, es habitual en el ámbito de las Empresas Familiares crear cargos innecesarios para la empresa, al sólo efecto de favorecer “retiros” disfrazados de sueldos para satisfacer las necesidades de los hijos.


Definitivamente esta característica de las Empresas Familiares no solamente limita las capacidades que probablemente los hijos deban desarrollar en su vida sino también afectan las propias capacidades de la Empresa, a la que se le pide mucho más de lo que puede y debe dar.

4 visualizaciones0 comentarios